14. 1984

(George Orwell)

"Libertad… ¿el tesoro más preciado?"

La acción de 1984 se desarrolla en un Estado totalitario llamado Oceanía, gobernado por un único partido (organizado de tal forma que ejerce un control absoluto sobre toda la población). Los individuos son vigilados, controlados y manipulados hasta tal punto que quedan desprovistos de sentimientos y de voluntad.

En la primera parte de la novela, el protagonista, Winston Smith, toma conciencia de lo que significa ser miembro del partido, no encontrando satisfacción alguna en esa forma de vivir.

En la segunda, su descontento le impulsa a rebelarse contra el partido y contra la omnipotente figura del Gran Hermano (el Jefe que lo ve, lo escucha y lo dispone todo), infringiendo su doctrina en diversas ocasiones e intentando cambiar "cosas".

En la tercera y última vemos cómo Smith es detenido, torturado y "reciclado" (es decir, queda anulada su voluntad y termina profesando incondicional sumisión al Gran Hermano, como el resto de la sociedad).