(Para letraheridos, irrecuperables, lexicofílicos, para los que quieren ser los primeros y para los que no quieren ser los últimos. para los que leen en autobuses, cuartos de aseo, parques y piscinas. Para los que leen durante horas y para los que necesitan leer al menos unos segundos. Para los que leen hasta las etiquetas de la ropa. Para los que leerán a sus hijos, a los hijos de sus hijos...)